Teoría filosófica de mi señora hermana

Hay dos cosas que me encantarían.

Una es saber cómo escuchan los extranjeros a los españoles cuando hablamos español.

La otra es leer cuando yo quiera porque, si te paras a pensarlo, una vez que aprendes a leer, lo lees todo. Vas por la calle, y si ves un cartel, lo lees inconscientemente. Me gustaría que fuera como cuando éramos pequeños, que sólo veíamos letras sin ningún significado.

Elena Hernández Alemán en un día de enralamiento

en su cama justo antes de irnos a dormir.

Anuncios
Published in: on noviembre 13, 2009 at 12:47 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

¿Y tú? ¿Sonríes al recordar?

Hace un par de veranos viví una bonita experiencia. Tuve un grupo de amigos. Sí, sí. Un grupo de ésos con los que sales todos los días, a todos lados, a todas horas. Recuerdo incluso que nos pusimos un nombre especial evocando a la red social por la que empezamos a entablar confianza unos con otros. ¿Cuántos éramos? ¿12? ¿15? ¡Bha! ¡Qué más da! Unos estuvimos desde un principio, otros se incorporaron un pelín más tarde pero, lo cierto es que éramos felices, siempre estábamos riendo, bromeando, ¡jó!, era todo tan bonito. Por diversas circunstancias (no es plan buscar culpables) ese grupo fue fracturándose en pequeños subgrupos y separándose cada vez más hasta el punto de que muchos somos ya prácticamente desconocidos. Este proceso costó, me atrevería a decir incluso que dolió pero, actualmente, como acabo de comentar, no me preocupo de buscar culpables (no merece la pena), simplemente me quedo con que cada vez que recuerdo aquel bonito verano, una sonrisa se dibuja en mi cara.

En el momento que vivo actualmente, se podría decir que soy casi plenamente feliz pero, al fin y al cabo, esta felicidad se acabará esfumando debido a los altibajos característicos de la vida (más característicos aún si al sustantivo “vida” le añadimos el complemento del nombre “de un adolescente”). Sin embargo, me motiva pensar que dentro de un par de años el recuerdo de este momento me dibuje una sonrisa en la cara, pues no hay mayor satisfacción que una sonrisa causada por un recuerdo.

Porque, si se paran a analizarlo, queridos amigos, la vida se puede reducir simplemente a eso, a Recuerdos que dibujan Sonrisas.

Published in: on octubre 26, 2009 at 10:04 pm  Comments (5)  
Tags: ,

Pluscuamperfecto

He llegado a una conclusión: no me quiero pasar el resto de mi vida hablando en pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo.

Published in: on octubre 11, 2009 at 9:21 pm  Comments (5)  
Tags: