Soy de la generación sí sí (CtrlC+CtrlV)

Copiado de http://www.elreferente.es/periodista-por-un-dia/

Soy una chica de 21 años que no se siente reconocida en ninguna de estos programas que me acribillan en todas las cadenas televisión.

Soy joven y aunque les parezca increíble me considero responsable, comprometida y me importa mucho mi familia y mis amigos, ¿Se sorprenden? Pues también estudio. ¿Tienen ya las manos en la cabeza? Pues prepárense, no soy la única. Tengo a mí alrededor miles de jóvenes capaces y comprometidos con su vida y la sociedad.

Participamos en voluntariados, somos la generación más preparada, asistimos a cursos y jornadas, leemos, etc., pero no somos los suficientemente morbosos como para dar puntos de audiencia. Para esto esta la generación “nini”, “curso del 63” y “callejeros en una noche de fiesta”.

Me enseñaron en la universidad que el ser humano es un ser social, que se construye en sociedad. Si de verdad piensan que los jóvenes somos así, no se alejen, no tengan miedo y acérquense, que en esto, lo que somos, usted también tiene algo que ver.

Estamos orgullosos de nuestros padres y madres, que fueron la generación que luchó en la transición por nuestros derechos, pero ahora que nosotros intentamos conseguir un mundo mejor nos callan las voces. Desde el respeto, no vuelquen su conformismo en nosotros,  nosotros sí queremos cambiar el mundo.

Me indigna ver estas programaciones de televisión y que después apenas hablen de manifestaciones antibolonia, asociaciones, colectivos y movimientos sociales creados y gestionados por jóvenes. Y me indigna, ver a amigos irse lejos de casa para poder labrarse un futuro teniendo un currículo que ya lo quisieran algunos altos mandatarios, y si no, su currículo, por lo menos sus principios morales.

Pero esto no va destinado ni para altos mandatarios, ni para medios de comunicación, ni para centros educativos, ni para padres, ni para madres. Esto es un aplauso para la generación “sisi” (sí estudia y sí trabaja para poder costearse esos estudios).

También para aquellos jóvenes que por circunstancias de la vida no estudian, pero trabajan de sol a sol en trabajos precarios, y, en muchas ocasiones, son explotados por esos que se llenan la boca diciendo que lucharon por una democracia y nuestros derechos. No nos dejemos engañar, somos mucho más que esa imagen distorsionada que nos quieren hacer creer.

Soy joven y estoy orgullosa de mí y de mi generación.

Published in: on febrero 5, 2010 at 11:30 pm  Comments (1)  
Tags: