Soy portablockdependiente

Hoy habrá entrada doble. Sí, es que, como habrán podido comprobar, las entradas en este blog son cada vez más de vez en cuando por una única razón: 2º DE BACHILLERATO, así que, ahora que tengo un huequito, la hago doble.

Como bien dice el título de este post, soy portablockdependiente. No me había dado cuenta hasta esta semana. El miércoles pasado, tras un examen de lengua (en el que nos puso un poema de Machado que yo creo que ni él mismo entendería si resucitara y en el que, todavía no me explico cómo, saqué un 9), recogía mis cosas a toda prisa porque teníamos hora libre a última, y eso siempre es sinónimo de éxtasis, así que salí a las carreras. Llegué a mi casa e hice mis deberes de… no lo recuerdo, pero estuve haciendo deberes hasta eso de las 6 y pico o 7. ¿Y cuál fue mi sorpresa cuando abrí mi mochila para coger el portablock y sacar los apuntes de biología (que tenía examen a los dos días) y filosofía? ¡NO ESTABA! ¡NO ESTABA! ¿Cómo es posible? Dependo de esa mierda de cacho de… ¿plástico (qué más da)?.

Me cogí un berrinche increíble porque, al haber salido a la 1, si me hubiera dado cuenta al llegar a mi casa (vivo a 15-20 minutos del instituto), podría haber vuelto y haberlo cogido. Dios fue una tragedia.

Lo que hice después del gran cabreo fue imprimir todos los apuntes de nuevo (¡venga! a despilfarrar papel y tinta!).

Anuncios
Published in: on noviembre 21, 2009 at 10:15 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,