Suena feo, y eso es así.

Quisiera tratar en este post algo que me come por dentro desde…. ¿siempre?

Me refiero a lo feo que suena cuando un peninsular dice palabras canarias, “canarismos” (según una profesora de lengua que tuve).

Ante todo no quiero que  se me tache de godófobo (dícese del que discrimina a los peninsulares por el mero hecho de serlo), aunque cierto es que por aquí hay muchos de ésos.

Que a gusto se queda un canario al decir palabras típicas nuestras y como nos duelen los oídos al oír a alguien procedente de la Península Ibérica pronunciarlas.  Analicemos varios casos:

FLEJE

Fleje (significa mucho) es una palabra que hay que decir con mucha relajación prácticamente aspirando la j “flehhe”. Pero no, los peninsulares que viven aquí sueltan un flejjjjjjje que  parece que van a soltar un pollo y ¡ala! se quedan tan panchos, como si nada hubiera ocurrido.

CHACHO

Alrededor de la palabra “chacho” siempre ha habido una especie de leyenda urbana de que decimos “yayo”. Eso no es así, quiero dejarlo claro. Lo único que ocurre es que el peninsular pronuncia la ch más fuerte y claro… dice chacho y la mayoría de las veces te escupe.

EXPRESIONES TIPO “MI NIÑO”

Nosotros estas expresiones las decimos con un acento particular. Y aunque un peninsular se pegue mucho tiempo viviendo aquí nunca podrá igualarlo.  No es cantar, es algo especial.

Por estos ejemplos y muchos más, imploro a todo aquel peninsular que habite en territorio canario que se limite a emplear el castellano estándar, que no intente usar nuestras expresiones y/o palabras y así será todo mucho mejor y más bonito.

Doy las gracias de antebrazo.

Published in: on febrero 17, 2010 at 11:53 pm  Comments (7)  
Tags: