Mala suerte

Últimamente llevo una racha que lo único que hago es mirar al cielo y gritar con clemencia “¡¿ALGO MÁS?!”.

Empezando este cuatrimestre, perdí mi estuche con mi pendrive dentro. Una compañera encontró el estuche, pero el pendrive permaneció en búsqueda y captura (y lo sigue estando). Ahí empezó todo.

Luego, a medida que han pasado las semanas, todo ha continuado con normalidad (la normalidad implica mi torpeza, mi patosidad y mi tendencia a meter la gamba en cualquier situación, claro está).

El domingo pasado, quedamos tres amigos y yo en mi casa para hacer una práctica de fisiología en mi casa, práctica que ni habíamos abierto hasta ese mismo momento. Constaba de 6 experimentos (virtuales). Comenzamos con el primero, con tan buena suerte de que la página se me colgó 2 veces y otra vez yo pensaba que se trataba de una impresión de pantalla y cerré la página (APLAUDAN, Y LOS AUTÓGRAFOS TODOS AL FINAL JUNTOS, POR FAVOR). Al finalizar el primer experimento, nos dimos cuenta de que había que imprimir experimento por experimento y no te daba la posibilidad de guardar el archivo. Mi impresora no tenía tinta. Entonces, fuimos a casa de otra amiga que sí tenía tinta con la buena suerte de que justo en ese momento comenzó a diluviar. Nunca había estado tan empapado habiendo usado paraguas (y sin haberlo usado). Encaminamos la práctica y me fui a las 12:00 sin haberla acabado. Cuando llegué a mi casa, me di cuenta de que había perdido las llaves. La noche la pasé muy mal, pensando que mis llaves las tenía cualquiera, entrarían a mi casa, nos robarían todo, nos violarían y nos matarían (EN ESTE ORDEN, SI NO, NO VALE).

Al contarle a mi madre lo de las llaves, me preguntó si había mirado en los bolsillos del abrigo. Estaban en los bolsillos del abrigo.

Ayer, yendo de la planta alta a la baja de la biblioteca de la universidad, había un gran charco por las goteras del diluvio que ha habido estos días. Una amiga pisó el charco, me reí y decidí que yo pisaría el cartón que había precisamente para eso. Pues no, la finalidad del cartón no era que no pisaras el charco. La finalidad del cartón era deslizarse sobre el agua y hacer que yo me cayese y me mojase todo mi lado derecho: pantalón, chaqueta, camiseta y me quedase estudiando muy empapado toda la tarde.

Hoy, ya como culmen, he perdido mi estuche.

Encima ha nevado y no he podido ir a verlo.

Y ya me tengo que clausurar, creo que voy a fundar una nueva orden religiosa de clausura: los culperos (CULP es la biblioteca a la que voy a estudiar). Esto es toooodo.

PD: y más cosas que se me habrán olvidado.

Anuncios
Published in: on marzo 15, 2011 at 11:06 pm  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://unmododematarelaburrimiento.wordpress.com/2011/03/15/mala-suerte/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Pero mi niño, mira el lado positivo…encontraste el estuche (la primera vez), una amiga sí tenía tinta en la impresota, no te mojaste el lado izquierdo,(que es el que usas, jejeje), tendrás un estuche nuevo y la nieve la verás en la próxima nevada. ¡Ah!, también tendrás un pendrive nuevo..Tqy.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: